«

»

Imprimir esta Entrada

RAÚL RUIZ: UN HOMENAJE EN DOS CONTINENTES

Entre el 30 de marzo y el 30 de mayo, la Cinémathèque française presentará una gran retrospectiva dedicada a la obra de uno de los cineastas más prolíficos de todos los tiempos, Raúl Ruiz, de cuyo fallecimiento en París se cumplen cinco años. Gracias a una cruzada iniciada por su viuda, Valeria Sarmiento, a la que rápidamente se sumaron importantes intelectuales, actores e instituciones culturales chilenas y francesas, una serie de conferencias, mesas redondas y charlas acompañará a las 80 películas que serán exhibidas en la capital gala. Si bien la cifra en sí ya es abrumadora, no lo es menos el hecho de que ésta abarque “tan sólo” dos tercios del total de la filmografía del autor. El desafío, de por sí colosal, adquirió con mayor razón aún tintes ruizianos, pues, creador e intelectual insaciable, gran parte del trabajo de Raúl Ruiz se encontraba disperso o se suponía perdido: los Países Bajos, Portugal, Italia y Alemania, además de Chile y Francia, poseían parte de las películas rastreadas.

Así, un total de 18 películas fueron recuperadas para este gran homenaje a Raúl Ruiz, entre las que se destacan las producciones francesas La vocation suspendue (La vocación suspendida, 1977), L’hypothèse du tableau volé (La hipótesis del cuadro robado, 1978), Bérénice, una adaptación que Ruiz realizó del texto de Racine, y la célebre Les trois couronnes du matelot (Las tres coronas del marinero, 1982), cinta que consagró al director en Francia luego de que la prestigiosa revista Cahiers du cinéma le dedicara una edición especial a su obra en 1983. En paralelo, el gobierno chileno restauró una de sus películas emblemáticas, Palomita Blanca, adaptación libre de 1973 basada en la obra de Enrique Lafourcade, y que fue presentada al público el pasado 7 de marzo, coincidiendo con el décimo aniversario de la Cineteca Nacional de Chile. La restauración igualmente incluyó la serie Cofralandes y la producción franco-chilena Dialogue d’exilés (Diálogo de exiliados, 1974), primera película de Raúl Ruiz en Francia. También se logró reacondicionar el audio de Tres tristes tigres (1968) recurriendo a una copia sin problemas que fue hallada en Uruguay.

Sin duda, un merecido homenaje en dos continentes que permitirá al público acercarse a un cine denso, intelectual y barroco; a un cine tuerto, como el mismo Raúl Ruiz lo definiría; a un cine que esconde una película dentro de otra; a un cine que originó hace más de treinta años aquel recordado texto de Serge Toubiana[1], prólogo de la citada edición de cahiers du cinéma: El caso Ruiz, en donde, luego de hacer un detallado análisis sobre “lo ruiziano”, se remata con una frase que hoy reencuentra su precisión:Era natural entonces, que le rindiéramos un homenaje con este número.”[2]

Sebastián Ibarra Gutiérrez, colaborador

Québec, 29 de marzo de 2016

 


[1] Serge Toubiana hoy es director de la Cinémathèque française y ha sido uno de los impulsores de la retrospectiva.

[2] Publicado en Cahiers du Cinéma, nº 345, Marzo de 1983, Francia, traducido por Revista Enfoque, año 1, n°1, 1983.

Enlace permanente a este artículo: http://alliancesfrancaises.net/portal/serena/2016/03/30/raul-ruiz-un-homenaje-en-dos-continentes/