Imprimir esta Página

Testimonios AF

“La llegada para mí no fue muy grata ya que mi maleta sufrió un percance y se quedó en Brasil por unos cuantos días antes de llegar aquí a Francia, por lo que me vi un poco enervado, por decirlo de alguna manera.

Al tiempo después, la estancia se tornó normal, conociendo a gente nueva y practicando el francés que tenía en mí, aunque fue difícil comprender el francés en su estado puro. La mayoría de los franceses habla muy rápido y con pronunciaciones diferentes, por lo que comprender todo lo que dicen fue para mí un gran desafío.

En sí, el francés es muy simpático y muy agradable, pero sin embargo, sigue habiendo un dejo de aburrimiento si tú no eres capaz de comprender después de unas repeticiones lo que ellos dicen.

Además de eso, todo va bien, personas extranjeras muy agradables con las cuales puedes hablar todo lo que quieras, con distintos niveles de francés, unos más avanzados y otros menos.

En cuanto a aspectos culturales, aún no me acostumbro a que los horarios sean tan cortos; hablo de supermercados cerrados a las 8 pm y otras tiendas a las 6:30 pm, es algo que de verdad me impresionó cuando llegué. Los horarios entre “repas” son muy diferentes, pero, en cuanto a eso, ya me he acostumbrado, de hecho, hasta encuentro que es mejor.

El sistema educativo es muy diferente, puedo decir que, quizás, las clases no son de una dificultad tremenda, mas no por eso son fáciles, ya que tratar de seguir el ritmo del profesor y comprender todas las instrucciones es bastante extenuante. Aunque, por este lado, nosotros los chilenos corremos con suerte ya que las clases se acotan a solo dos días a la semana, dejando otro día para deportes y otro para aprender lenguas.”

Francisco Morel, estudiante de la Universidad Católica del Norte, Coquimbo

_______________________________________________________________________________________

“Salut ! Mi nombre es Makarena Villalobos, soy interna en séptimo año de medicina de la Universidad Católica del Norte, sede Coquimbo, y en ese momento me encuentro en Francia, Montpellier, gracias al apoyo de mi universidad y la Alianza Francesa. Me encuentro haciendo un estudio en el hospital Arnaud de Villeneuve, me he ido adaptando al idioma, comprendiendo cada vez más, adaptándome al acento que es distinto igual.

Durante la semana, miles de experiencias, viendo cosas que, sin haber venido acá, jamás podría haber visto en mi vida probablemente. Estoy en el servicio de kinesiología motriz; la legislación francesa es bastante diferente a la nuestra y, dado eso, he podido presenciar casos de interrupción médica de embarazo, de distintas cosas que en Chile simplemente no se realizan: fecundación in-vitro, asistencia a la fertilidad… Para mí, realmente, es algo inimaginable, algo mucho más de lo que yo esperaba viniendo acá, así que reitero mi agradecimiento a la Alianza. Ojalá muchos más jóvenes y estudiantes puedan tener la posibilidad de viajar, cumplir sus sueños, conocer Francia, expandir sus horizontes y también aprovechar de conocer los alrededores. Esta ciudad, esta región, es preciosa, así que eso, ¡adiós y muchas gracias!”

Makarena Villalobos, estudiante de Medicina de la Universidad Católica del Norte, Coquimbo

Enlace permanente a este artículo: http://alliancesfrancaises.net/portal/serena/testimonios-af/